Publicado por Luz Jopia [admin] el 14/4/2014 (3 lecturas)

“Tenemos que defender a un gobierno elegido democráticamente que algunos, una minoría, quieren derrocar por la fuerza. Es inaceptable”. Así se refirió el canciller Heraldo Muñoz a la crisis venezolana en una entrevista que publicó el diario brasileño O’ Globo. En otras palabras, antes de que Unasur pueda realizar alguna gestión útil para detener la represión en Venezuela, el canciller chileno ya eligió: hay que defender al gobierno de Maduro.
  Enviar artículo

Publicado por Luz Jopia [admin] el 28/3/2014 (16 lecturas)

El neopopulismo chavista que gobierna algunos países latinoamericanos ha demostrado ser un modelo tan perverso y efectivo en la destrucción del Estado de Derecho, el orden democrático y las sociedades abiertas, como el de los antiguos regímenes totalitarios.
  Enviar artículo

Publicado por Luz Jopia [admin] el 27/3/2014 (19 lecturas)

José Miguel Insulza dejará en los anales de América Latina el recuerdo de un chileno que, como secretario general de la OEA, negó sistemáticamente que la democracia venezolana estuviera en problemas, aun cuando instituciones de la propia OEA, como la Comisión Interamericana de DD.HH., han emitido durante años informes que sostienen exactamente lo contrario.
Fuente: Marcel Oppliger
  Enviar artículo

Publicado por Luz Jopia [admin] el 17/3/2014 (22 lecturas)
Riesgos de populismo y estatismo en el gobierno que recién comienza advirtieron ayer tanto el socio de Compass Group, Manuel José Balbontín, como el director ejecutivo de Econsult, José Ramón Valente.

En el XVIII Seminario Internacional de Inversiones de Compass Group, los economistas analizaron los riesgos que enfrenta actualmente Latinoamérica y, en particular, Chile.
  Enviar artículo

SmartSection is developed by The SmartFactory (http://www.smartfactory.ca), a division of INBOX International (http://inboxinternational.com)
Newsletter > ¿La primavera venezolana? - Por Álvaro Vargas Llosa
¿La primavera venezolana? - Por Álvaro Vargas Llosa
Publicado por Luz Jopia [admin] el 3/2/2012 (290 lecturas)

Por Álvaro Vargas Llosa en La Tercera.
Durante algún tiempo se dijo -dijimos muchos- que, a pesar de su coraje y de nadar contra una corriente que equivalía a un maremoto, la oposición venezolana era parte del problema. Dividida, mediocre, populistona, parecía incapaz de erigirse en una alternativa seria. Todo eso cambió. Lo que ha conseguido la oposición antes y durante la campaña de las primarias que tendrán lugar el 12 de febrero es notable.

Primero, lograron la unidad de sus muchas y contradictorias partes. Gracias a ella, obtuvieron más votos que el régimen en los comicios legislativos y, lo que es igual de importante, evitaron luego que la campaña de las primarias se convirtiese en un ejercicio caníbal. La firma, esta misma semana (23 de enero), de un programa de gobierno que todos se comprometen a respaldar bajo la candidatura de quien resulte ganador ratifica el éxito que ha sido la Mesa de la Unidad, donde se agrupa toda la oposición. En cambio, Hugo Chávez ha visto deshacerse la coalición, Polo Patriótico, que lo respaldó en su momento y su Partido Socialista Unido de Venezuela es él mismo una behetría. Ha tenido que apelar una y otra vez a la persecución judicial en respuesta a la disidencia de muchos de sus otrora seguidores. Para no hablar del ucase con que Chávez se ha autoproclamado candidato.

El ejemplo que viene dando la oposición en estas primarias trasciende las fronteras. Mientras que, en Estados Unidos, los republicanos se sacan ahora los ojos y en Francia los socialistas hicieron hace poco otro tanto, en Venezuela los candidatos de la justa interna han guardado las formas y preservado el sentido del gran objetivo -devolverle al país su democracia y disparar su desarrollo- mientras dirimían sus diferencias ideológicas, que iban del liberalismo sin complejos de María Corina Machado a la socialdemocracia menos confrontacional de Pablo Pérez.
En las primarias norteamericanas suele votar un 10% del electorado total; en Francia lo acaba de hacer un porcentaje ligeramente menor. En Venezuela, en cambio, el propio Chávez ha vaticinado, sin saber que les hacía un elogio, que en las primarias opositoras votará "apenas" el 20% del registro electoral nacional (según los sondeos, podría ser hasta el 30%).

Los números vaticinan que Henrique Capriles, el gobernador del estado de Miranda, ganará las elecciones y será el rival de Chávez. Es un candidato joven de un partido relativamente nuevo, Primero Justicia, que representa claramente la línea democrática y la moderación económica, aunque prefiere eludir el cuerpo a cuerpo con Chávez por razones tácticas. Su posición se ha reforzado con el retiro -que lo honra- de Leopoldo López, otro candidato joven, al que Chávez trata de destruir desde hace tiempo. Por lo demás, salvo Diego Arria, cuya admiración por el modelo de Fujimori en el Perú es pública, todos los candidatos opositores representan inequívocamente la puesta al día de Venezuela con la corriente dominante de América Latina.

Las primarias serán, claro, una primera etapa. Vendrá luego lo más arduo: superar a Chávez -es decir, superar el fraude "ambiental", como alguien lo calificó en su momento, que rodea todas las justas electorales en ese país- el próximo 7 de octubre. Las encuestas lo colocan ligeramente por delante de la oposición a estas alturas, pero lo novedoso no es eso, sino que Miraflores no ha logrado partir, despintar o intimidar a una oposición que hoy está más fuerte que en ninguno de los comicios presidenciales anteriores. Todo, incluso lo impensable, es posible.

¿Quién dice que no hay una "primavera venezolana"?
  Enviar artículo

Explorar artículos
Artículo anterior Arena triunfa en elecciones legislativas y municipales Henrique Capriles suena como el favorito Artículo siguiente

Home ¦  Nosotros ¦  Directiva ¦  Noticias ¦  Enlaces ¦  Fotos ¦  Eventos ¦  Contacto

© 1992 - 2010 Unión de Partidos latinoamericanos - hecho con: impresscms - diseño: menochi

Creative Commons License     Que es ImpressCMS?