Publicado por Luz Jopia [admin] el 12/12/2015 (182 lecturas)

El encuentro anual de relaciones internacionales de UPLA se realizó este año en Ciudad de Guatemala y estuvo destinado a analizar los procesos migratorios que se están dando en el en el continente y el mundo, junto con los efectos que ello trae consigo tanto a nivel regional como global.
  Enviar artículo

Publicado por Luz Jopia [admin] el 9/12/2015 (478 lecturas)
(08 de diciembre 2015. El Venezolano).- El expresidente salvadoreño, Armando Calderón, expresó este lunes en la noche que “América Latina y el mundo está celebrándo que se diése un verdadero cambio en Venezuela. Se esperaba que el pueblo se volcara a votar y el pueblo se volcó. Eso ha sido lo maravilloso”.
  Enviar artículo

Publicado por Luz Jopia [admin] el 28/10/2015 (213 lecturas)
La Fundación Nueva Democracia con el auspicio de la Fundación Konrad Adenauer, invitan a usted a participar en el Foro: Estado de la Democracia 2015 conmemorando los 33 años de democracia en Bolivia, con el propósito de analizar la situación actual, problemas y desafíos de la democracia boliviana.
  Enviar artículo

Publicado por Luz Jopia [admin] el 27/10/2015 (194 lecturas)
El próximo 22 de noviembre los argentinos elegirán al presidente que conducirá el destino del país los próximos cuatro años, en un balotaje que se presenta electrizante. El pueblo argentino deberá elegir entre la continuidad del modelo kirchnerista encarnado por la candidatura de Daniel Scioli o la alternativa de cambio liderada por Mauricio Macri.
  Enviar artículo

SmartSection is developed by The SmartFactory (http://www.smartfactory.ca), a division of INBOX International (http://inboxinternational.com)
Newsletter > El tablero internacional se ha desordenado
El tablero internacional se ha desordenado
Publicado por Luz Jopia [admin] el 21/3/2011 (637 lecturas)

Por Guillermo Hirschfeld
Publicado por la Fundación Libertad

Evidentemente la tragedia humana que se está viviendo en Japón impacta en todo el planeta y eclipsa cualquier análisis de la realidad geopolítica internacional. Además, el lugar común del tipo "la devastadora fuerza de la naturaleza nos da una lección de la fragilidad del ser humano" ya no sirve para rellenar las columnas de análisis porque, repetido hasta la saciedad en todos los medios, termina empachando. Por otro lado, ciertos sectores aprovechan la catástrofe para subirse a un rápido tren de debate sobre la conveniencia o no de la energía nuclear. La "jugada" es oportunista, vil e inmoral, pero con rédito ideológico, y como alguien me dijo una vez "el que no tiene escrúpulos siempre te ganará"....Y tenía razón, por eso prefiero no entrar en ese debate sobre lo nuclear en estos momentos. Sigamos.

El mundo ya no es lo que era (como la nostalgia, diría algún gracioso), parece que el tablero internacional se nos ha "desordenado". Aunque el proceso comenzó más de veinte años atrás con la caída del Muro de la vergüenza y el famoso fin de la historia (Francis Fukuyama dixit). Y hace diez años, un 11 de septiembre, otro tanto, cuando nos dimos cuenta de que esto de los finales no está tan claro. Sin embargo, en estos últimos tiempos, están ocurriendo fenómenos cuya trascendencia nos brindan elementos para pensar que quizás estemos en presencia de transformaciones profundas.

Vamos por partes. En primer lugar veamos lo que está sucediendo en el mundo árabe. Un fenómeno que nos demuestra nuevamente la fuerza de lo imponderable, el orden espontáneo, el poder de lo impredecible. Estupefacto, una vez más, Occidente observa cómo movimientos contestatarios a regímenes autoritarios, con un efecto dominó, reclaman derechos y libertades en diversos países de norte de África y Oriente Medio.

Pero los contempla con la incertidumbre que nos arroja la experiencia, o con la certeza de saber que los conflictos revolucionarios que no plasman de forma rápida los derechos y libertades que reclaman degeneran en un caos anárquico, caldo de cultivo ideal para la emergencia de un régimen opresor igual o peor al anterior. El papel de los países emergentes es cada vez mayor. Sin embargo, este rol parece reducido exclusivamente a un gran protagonismo en lo económico, pero su voz, es sorda en lo relativo a la defensa de la democracia, libertad y derechos humanos en el mundo.

Por otro lado, el protagonismo de los Estados Unidos en los asuntos globales ha menguado de forma considerable. En definitiva, a veces parece que no quiere o no puede liderar este mundo complejo. Asimismo, Europa debe decidir si quiere sumarse con liderazgo al mundo del futuro o permitir que la crisis magnifique su proverbial letargo, transformándose en el "museo" del mundo. Aquí, la voluntad política y la capacidad de las sociedades de asumir reformas de gran calado determinarán si se toma un sentido o el otro.

Con respecto a los organismos "mundiales", ya es unánime la percepción de que las organizaciones internacionales han perdido incidencia en los asuntos trascendentes. Se suman, se solapan, se reúnen y cada vez son más pero las declaraciones que surgen de éstas se reducen generalmente a la mera retórica, inútil a la hora de asumir decisiones políticas efectivas.

Y ahora, casi al final del todo, aparecemos nosotros, los latinoamericanos, plenos de entusiasmo y con grandes oportunidades: la agenda de la democracia parece avanzar y la ortodoxia macroeconómica, la estabilidad democrática, así como el crecimiento de la demanda de materias primas de mercados como China, han permitido un crecimiento sostenido en muchos países de la región. Sin embargo, la inseguridad, las distintas caras de la violencia y otras variables, como la falta de solidez del sistema de partidos en algunos países, impiden muchas veces que el crecimiento genere clases medias, fundamentales para crear Estados consistentes y propiciar el círculo virtuoso del bienestar. Igual que Europa, estos quinientos millones de personas deberán decidir si quieren jugar en la primera línea de juego o ver el partido desde la tribuna.

La lección de todo esto quizá sea que cuando creemos tener respuestas, las preguntas se vuelven a reinventar y que de eso se trate la evolución y el progreso. El maestro Hayek en Por qué no soy conservador advertía que a los liberales no nos preocupa ni cuán lejos ni a qué velocidad vamos sino que nos importa saber si marchamos en la buena dirección. Así, nuevamente, tal vez tengamos que asumir el compromiso de proponer respuestas que solucionen problemas que aún no conocemos en su totalidad, ¿acaso el liderazgo no se trata precisamente de eso?.
  Enviar artículo

Explorar artículos
Artículo anterior Jean Bertrand Arístide regresó a Haití Barack Obama llega a América Latina Artículo siguiente

Home ¦  Nosotros ¦  Directiva ¦  Noticias ¦  Enlaces ¦  Fotos ¦  Eventos ¦  Contacto

© 1992 - 2010 Unión de Partidos latinoamericanos - hecho con: impresscms - diseño: menochi

Creative Commons License     Que es ImpressCMS?