Publicado por Luz Jopia [admin] el 12/12/2015 (180 lecturas)

El encuentro anual de relaciones internacionales de UPLA se realizó este año en Ciudad de Guatemala y estuvo destinado a analizar los procesos migratorios que se están dando en el en el continente y el mundo, junto con los efectos que ello trae consigo tanto a nivel regional como global.
  Enviar artículo

Publicado por Luz Jopia [admin] el 9/12/2015 (477 lecturas)
(08 de diciembre 2015. El Venezolano).- El expresidente salvadoreño, Armando Calderón, expresó este lunes en la noche que “América Latina y el mundo está celebrándo que se diése un verdadero cambio en Venezuela. Se esperaba que el pueblo se volcara a votar y el pueblo se volcó. Eso ha sido lo maravilloso”.
  Enviar artículo

Publicado por Luz Jopia [admin] el 28/10/2015 (213 lecturas)
La Fundación Nueva Democracia con el auspicio de la Fundación Konrad Adenauer, invitan a usted a participar en el Foro: Estado de la Democracia 2015 conmemorando los 33 años de democracia en Bolivia, con el propósito de analizar la situación actual, problemas y desafíos de la democracia boliviana.
  Enviar artículo

Publicado por Luz Jopia [admin] el 27/10/2015 (194 lecturas)
El próximo 22 de noviembre los argentinos elegirán al presidente que conducirá el destino del país los próximos cuatro años, en un balotaje que se presenta electrizante. El pueblo argentino deberá elegir entre la continuidad del modelo kirchnerista encarnado por la candidatura de Daniel Scioli o la alternativa de cambio liderada por Mauricio Macri.
  Enviar artículo

SmartSection is developed by The SmartFactory (http://www.smartfactory.ca), a division of INBOX International (http://inboxinternational.com)
Política general > Innovación en América Latina Publicado por Guillermo Hirschfeld
Innovación en América Latina Publicado por Guillermo Hirschfeld
Publicado por Luz Jopia [admin] el 8/5/2015 (177 lecturas)
A continuación se reproduce la transcripción de un extracto de la Ponencia pronunciada por el Profesor Guillermo Hirschfeld en el Encuentro Estratégico organizado por IPDAL , celebrado en Lisboa, Portugal el día 17 de abril de 2015.

Señoras y Señores:

Es un honor para mi poder estar hoy, aquí, con todos ustedes, en esta maravillosa ciudad y poder participar de este encuentro que ha contado con ponencias tan enriquecedoras para un debate profundo sobre las cuestiones relevantes para el presente y futuro de nuestro países. El tema de la mesa a la que se me ha convocado es muy atractivo porque aborda uno de los principales desafíos que América Latina tiene por delante.

Asistimos en la región a una auténtica Revolución en materia educativa y América Latina constituye una verdadera potencia demográfica.

La cuestión que hoy nos ocupa, el capital humano como motor de la innovación y su integración en el sector productivo, constituye una variable decisiva para que los procesos de internacionalización, integración y desarrollo productivo de las empresas multiberoamericanas se vean potenciados. El dinamismo de nuestras sociedades requiere tanto de la incorporación de talentos a los procesos productivos, entendido como capital humano altamente calificado y experimentado, como de la excelencia educativo-cultural-científico-técnica y la transferencia del conocimiento como motor del desarrollo económico y social de los países de la comunidad iberoamericana.

América Latina es un continente joven, con un gran potencial demográfico y que en las últimas décadas ha vivido una auténtica revolución en materia educativa. Hoy, dos de cada tres estudiantes son primera generación de estudiantes universitarios. Al mismo tiempo, mientras que en 1950 los estudiantes matriculados en centros de educación superior no alcanzaban los 300.000, hoy supera los 15 millones. Sin embargo y a pesar de estos logros, nos encontramos frente a un déficit en el desempeño productivo.

Señoras y señores:

Pero, ¿cómo estamos en Innovación y talento?

El informe publicado anualmente por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) indica que los países latinoamericanos se encuentran entre aquellos que promueven menos patentes internacionales. Mientras que en 2013 los Estados Unidos solicitaron a esta organización cerca de 60 mil patentes, Japón 43,600, China 21,500, Corea del Sur 12,300 e Israel 1,600, el total de solicitudes planteadas por los países latinoamericanos y caribeños apenas alcanzó las 1,200. Los países de Latinoamérica juntos, con una población de 600,000 millones de personas, un PIB similar al de China y con el 10 por ciento de la población mundial, presentaron un número de solicitudes de patentes internacionales equivalente a menos del diez por ciento de las solicitudes presentadas por Corea del Sur, un país de cincuenta millones de personas. En Latinoamérica, Brasil presentó 660 solicitudes de patentes internacionales en 2013, México 233, Chile 144, Colombia 82, Argentina 26, Perú 13, Costa Rica 12, Cuba 9 y Venezuela 1.

Por otro lado, recientemente se ha presentado el documento “The Global Talent Competitiveness Index 2014, Growing talent for today and tomorrow”, un informe que analiza y compara 93 países del mundo y su capacidad para atraer talento. Este informe, que sirve de apoyo tanto a los países y a las empresas para comprender y gestionar las variables que estimulan la movilidad de talento, ofrece una serie de factores que explican que un país atraiga, retenga o fomente más o menos talento. Entre las variables estudiadas destacan un entorno político estable, las facilidades para emprender y generar negocios, la falta de obstáculos para la creación y cierre de empresas, la tolerancia, la flexibilización laboral, la inversión en capital humano, la calidad en el ámbito de la educación o la investigación. Asimismo, se subraya como un factor insoslayable la apertura al exterior. América Latina no destaca en el índice, pese a todo, en el Ranking, cabe destacar que Chile, Costa Rica, Panamá, Uruguay y Colombia son los cinco primeros países latinoamericanos de la lista, y que Bolivia y Venezuela son los últimos.

A menudo algunos gobiernos se preocupan porque una parte de los recursos invertidos en talento puedan terminar siendo aprovechados fuera de su país, sin embrago, esto forma parte del proceso de inserción en el mundo actual. Este supuesto “coste” deben asumirlo sabiendo que se trata de un fenómeno de carácter bidireccional si se estimulan políticas destinadas a atraer talento. De hecho, si bien es cierto que los estados tienen que entender el hecho de que ineludiblemente “perderán” parte del talento por el que han apostado, no es menos cierto que si aplican las políticas idóneas, también se beneficiaran de la inversión en talento fomentada por otros agentes económicos y en otras naciones

Señoras y Señores:

América latina lamentablemente adolece de un déficit en capital humano y en innovación

Los países que han progresado en el ámbito del capital humano son aquellos que han podido transformar la inversión en educación y capacitación en una fuerza laboral con altos niveles de habilidades relevantes para el desarrollo productivo.[1] América Latina no destaca dentro del conjunto de naciones que han desarrollado este proceso de la mejor manera. En promedio, una tercera parte de las empresas de América Latina y el Caribe identifica la capacitación inapropiada como el obstáculo más serio para su funcionamiento y como una limitación importante para la innovación.[2] Mientras que una empresa media en un país desarrollado destina el 4 por ciento de sus ventas a la innovación, la empresa media de América Latina gasta alrededor del 2,5 por ciento.[3] Por otro lado, mientras Israel y Finlandia invierten más del 4 por ciento de su PIB en innovación Japón, Alemania y EEUU el 3 por ciento, los países de América Latina destinan menos del 1 por cieno. El segundo problema es que en América Latina los que desembolsan mayoritariamente el dinero son los gobiernos y en los países desarrollados son los agentes privados.

Sólo un sistema de aprendizaje del calidad a lo largo de toda la vida y conectado con las necesidades del mercado laboral podrá preparar una población que respalde el desarrollo productivo de su país. Esto, lamentablemente, no es lo que ha ocurrido en América Latina, donde los grandes esfuerzos en materia de capacitación no han mejorado significativamente la productividad de la población.[4]. El proceso de acumulación de capital humano es permanente y la educación y el sistema de capacitación deben responder a esta realidad. La acumulación de conocimiento del capital humano se debe pensar como un proceso que dure toda la vida y que no acabe con un diploma. Se trata de un proceso secuencial en el que la calidad de cada nivel facilita u obstaculiza el proceso futuro, y se extiende más allá de la transición entre la escuela y el mundo laboral. Esto tiene consecuencias prácticas a la hora de definir las políticas y las instituciones públicas asociadas con la construcción del capital humano. La adquisición de habilidades y/o capacidades relevantes deben ser la piedra angular de la educación y la capacitación para los sistemas laborales.[5]

Por otro lado, en lo relativo a la movilidad del capital humano, las dificultades actuales para la concesión de visados y permisos de trabajo en el caso de la movilidad de intraempresarial de trabajadores, así como para el trabajo en prácticas representan trabas innecesarias para la movilidad del capital humano, la transferencia de conocimientos y la capacidad de gestión entre estados dentro de la Comunidad Iberoamericana. En este sentido, para superar estos obstáculos, es conveniente redoblar esfuerzos en medidas concretas que: 1) remuevan las barreras para el desplazamiento y prestación de servicios de trabajadores en el seno de un mismo grupo de empresas que opere en varios estados de la Comunidad y 2) estimular también la vinculación entre la educación y la actividad empresarial, contemplando las facilidades necesarias para flexibilizar la concesión de visados y permisos para pasantías y trabajo en prácticas transnacionales.

Las naciones más avanzadas en este tema están compitiendo en la atracción y retención de talento creando incentivos para atraer emprendedores de todo el mundo. Chile y Brasil lanzaron programas para atraer emprendedores: Sturtup Brasil y Sturtup Chile. Como siempre, me gusta subrayar una idea: la movilidad del talento beneficia tanto al país emisor como al país receptor. La economía receptora del talento, además de la contribución al PIB, puede suministrar unos activos intangibles beneficiosos para el conjunto de las fuerzas productivas: habilidades de innovación, referentes multiculturales, abordajes técnicos novedosos o nuevas y mejores prácticas; asimismo, para el país emisor de talento aporta beneficios que van mucho más allá de las meras remesas, pues aporta información sobre nichos de mercado, mejora las posibilidades de acceso al empleo en el retorno, fomenta la familiarización con culturas empresariales diferentes, y también genera talentos experimentados en penetración en mercados no convencionales.

Señoras y Señores:

Propuestas para mejorar

Andres Oppenheimmer nos recuerda en su libro “Crear o morir” que en América Latina no falta talento creatividad y audacia, y que de hecho muchos países latinoamericanos han estado a la vanguardia en grandes procesos de transformación y cambio. Por eso llegó la hora de una apuesta decidida al talento y a la innovación para no quedar estancados.

Por ello, es necesario más que nunca continuar generando entornos de talento. Los estudios indican que las mentes más creativas y los innovadores suelen juntarse y agruparse entre sí, en las mismas ciudades. Se trata de entornos abiertos, lo que antes eran denominadas como ciudades bohemias. América Latina cuenta con ciudades muy atractivas para estos procesos. En un pasado eran vistas como un atractivo turístico, ahora son auténticos semilleros de innovación productiva. Por eso es clave:

Potenciar los valores del mérito, la excelencia, el sacrificio, el esfuerzo.
Estimula la circulación del talento.
Derribar el mito de la fuga de cerebros.
Cuanto mayor es la circulación de cerebros, más competitivos serán nuestros científicos en el mundo.
Estimular una cultura que no castigue los fracasos. De hecho los grandes emprendedores aprenden de sus fracasos.
Ensalzar la excelencia como un valor.
Quitar trabas administrativas tanto para emprender como para moverse libremente por los países para completar la capacitación y
Generar sinergias entre el tejido empresarial y la Universidad.

Es la hora de una agenda de competitividad para la región; y esa agenda ineludiblemente deberá contener propuestas para incrementar la innovación, estimular el talento y canalizar las habilidades y el aprendizaje a un mercado laboral moderno y a un tejido productivo que dinamice la economía de nuestras naciones.
  Enviar artículo

Explorar artículos
Artículo anterior Venezuela, ¿un Estado forajido? Publicado por Guillermo Hirschfeld Una América Latina a dos velocidades Publicado por Guillermo Hirschfeld Artículo siguiente

Home ¦  Nosotros ¦  Directiva ¦  Noticias ¦  Enlaces ¦  Fotos ¦  Eventos ¦  Contacto

© 1992 - 2010 Unión de Partidos latinoamericanos - hecho con: impresscms - diseño: menochi

Creative Commons License     Que es ImpressCMS?